EL ADMINISTRADOR EN CASA, CAP. 10: La seguridad en la finca