EL ADMINISTRADOR EN CASA, CAP. 8: Los seguros